Análisis de los Requerimientos de Fuerza en el Deporte – Por Pablo Añon

Para intentar entender los requerimientos de fuerza en cada disciplina deportiva es importante realizar un análisis del deporte y o la disciplina deportiva en donde se puedan identificar las capacidades condicionales y la forma de interacción de las mismas en el deporte dado. Al mismo tiempo se deberían determinar las manifestaciones de la fuerza y velocidad que acontecen en los gestos del deporte. Grosser et al, (1989) señala dos pasos para la confección del análisis de las condiciones de competición:

  1. La identificación de los factores que influyen en el rendimiento.
  2. Determinación del alcance de los factores que influyen en el rendimiento.

En el primer paso se evalúan las características de una disciplina deportiva, para ver si son relevantes o relativamente indiferentes para el rendimiento. De esta forma, se seleccionarán y se identificarán las características que muestran una relación más estrecha con el rendimiento complejo o con rendimientos parciales en esta disciplina. Con el objetivo de detectar y/o encontrar la influencia de esos factores en el rendimiento. Esto no implica relegar o dejar de lado aquellos factores o características que, a pesar de no estar correlacionadas con el rendimiento en niveles elevados; son imprescindibles para poder alcanzar este rendimiento (por ejemplo la fuerza máxima en deportes de colaboración oposición, que no tiene influencia directa con manifestaciones específicas pero generan la base para el correcto desempeño).

El segundo paso se especifica con el concepto «determinación del alcance de los factores que influyen en el rendimiento». Consiste en especificar un orden para las características más importante y más influyente para el rendimiento. La idea básica de este proceso es la de economizar el desarrollo del rendimiento. Se han de desarrollar, primero, aquellos complejos del rendimiento que posibilitan un cambio intensivo del mismo. Luego, siguen los menos importantes o menos influyentes.

A continuación se intenta determinar el grado de influencia de los factores. Estas determinación de los factores se puede hacer vía modelos de análisis matemáticos (deterministas) o mediante el análisis de probabilidades (indeterminista) Para explicar este análisis es interesante recurrir textualmente al ejemplo que brinda Grosser al respecto, ya que es claramente ilustrativo sobre el tema.

Ejemplo de una Propuesta Indeterminista: Salto de Longitud

El salto de longitud tiene como objetivo alcanzar una distancia máxima. Este objetivo motor tiene un requisito por cumplir que es el lugar fijo de la batida. Hay (1978) dividió la distancia compleja del salto de longitud (véase la fig. 15) en las distancias parciales W1 (distancia de la batida-centro de gravedad), W2 (distancia del vuelo) y W3 (distancia de la caída-centro de gravedad). Los datos que resultan de los estudios de Ballreich (1970) con 60 atletas de niveles medios y bajos de rendimiento (5,63-6,80 m), permiten una primera valoración de las distancias parciales. Las diferencias de unos 60 cm en la longitud saltada se debe en un 80-90% a la distancia del vuelo W2 y en un 10-20% a la distancia de la caída.

La distancia de la batida depende exclusivamente de los ángulos articulares en el momento de la batida y de las condiciones antropométricas constantes, de los tamaños de los segmentos corporales y de la posición de los centros de masa de éstos. Esto significa, a nivel cualitativo, que la distancia de la batida-Centro de gravedad depende exclusivamente de la posición corporal en el momento de la batida.

La distancia del vuelo depende claramente del valor de la velocidad de despegue V0 del centro de gravedad corporal y de su ángulo con la horizontal, del ángulo de despegue α 0, la diferencia de altura entre batida y caída. Esto significa, dicho de otra forma, que la distancia del vuelo depende de los dos componentes de la velocidad de vuelo V0X y V0Y de la diferencia de altura durante el vuelo. Esta última, por su parte depende de la altura del centro de gravedad entre batida (posición corporal) y caída. La altura después de la batida debería de ser muy grande, no obstante quedará claramente limitada por las condiciones antropométricas del atleta. La altura en la caída será, consiguientemente, muy baja, pero no debe ser mínima para no influir negativamente en la distancia centro de gravedad-caída W3 (véase Figura 7).

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.26.24 p.m.

Figura 7. La altura en la caída será, consiguientemente, muy baja, pero no debe ser mínima para no influir negativamente en la distancia centro de gravedad-caída

Las velocidades de vuelo Vox y Voy quedan determinadas por los impulsos en la batida y sus condiciones, concretamente la velocidad antes de poner el pie de apoyo. En la batida se desvía la dirección esencialmente horizontal que lleva el saltador durante la carrera. Para ello se emplean fuerzas en dirección horizontal y vertical durante la batida. Cuanto mayor sea la desviación de la trayectoria del centro de gravedad, mayor será la desaceleración del movimiento horizontal. El objetivo de la batida ha de ser, por ello, la creación de una máxima velocidad vertical con mínimas pérdidas de la velocidad horizontal. Extraigamos primero los factores relevantes para el rendimiento en la batida:

  • velocidad de carrera máxima.
  • preparación óptima de la batida.

Los objetivos motores de la batida, antes especificados, dependen esencialmente de la influencia de dos grupos de elementos. Diferenciamos entre los movimientos de la pierna de apoyo y los elementos de impulsión, es decir, de la pierna de impulso y de los brazos. La pierna de apoyo, mejor dicho, su musculatura extensora se contrae primero de forma excéntrica durante un tiempo de unos 60 ms, y a continuación de forma concéntrica hasta el despegue, durante otros 40-60 ms (véase la Figura 8) lo que produce, en consecuencia, un movimiento hacia abajo (inclinación) de los segmentos de apoyo durante la primera parte de la batida, mientras que los elementos impulsores describen una trayectoria constante hacia arriba.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.29.07 p.m.

Figura 8. La pierna de apoyo, mejor dicho, su musculatura extensora se contrae primero de forma excéntrica durante un tiempo de unos 60 ms, y a continuación de forma concéntrica hasta el despegue, durante otros 40-60 ms

Acabamos de identificar dos elementos con distintas funciones durante la batida que se han de tratar de manera diferenciada como elementos reguladores. A continuación hemos de estudiar también la relación entre estos dos elementos. La extensión concéntrica de la pierna de apoyo durante la segunda parte de la batida se refuerza notablemente, por ejemplo, con el movimiento de frenado de la pierna de impulso. Es una evidencia y se ha de tener en cuenta en las medidas de planificación y desarrollo correspondientes, de forma que los aspectos biomecánicos entre los movimientos segmentarios tengan un papel importante. La técnica de la batida que estamos estudiando brevemente, se entrena para entorpecer lo menos posible en la velocidad de carrera durante los últimos tres pasos anteriores a la batida (Figura 9 izquierda). Todos los estudios que hablan de la batida indican claramente un alargamiento claro del penúltimo paso frente a los otros dos (antepenúltimo y último pasos). Con este paso más largo se consigue bajar el centro de gravedad (Figura 9 derecha). La bajada se aprovecha durante la batida para alargar la aceleración vertical y así también el camino de trabajo, El acortamiento relativo del último paso evita un apoyo excesivo en la batida y con ello una reducción elevada de la velocidad horizontal.

La velocidad de carrera tiende a ser máxima y está altamente correlacionada con el resultado del salto.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.31.10 p.m.

Figura 9. La técnica de la batida que estamos estudiando brevemente, se entrena para entorpecer lo menos posible en la velocidad de carrera durante los últimos tres pasos anteriores a la batida. Todos los estudios que hablan de la batida indican claramente un alargamiento claro del penúltimo paso frente a los otros dos (antepenúltimo y último pasos). Con este paso más largo se consigue bajar el centro de gravedad.

Durante la batida se producen, como describimos anteriormente, fuerzas de reacción horizontales y verticales contra la superficie, causadas por movimientos opuestos del cuerpo. Su dirección y trayectoria se observan en la Figura 10 (Izquierda). Debido a la orientación de las fuerzas se crea un momento de fuerzas que proporciona al atleta un momento angular dirigido generalmente hacia delante, si observamos la duración entera de la batida (Figura 10 Derecha).

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.32.56 p.m.

Figura 10. Durante la batida se producen, como describimos anteriormente, fuerzas de reacción horizontales y verticales contra la superficie, causadas por movimientos opuestos del cuerpo

Esto significa que un saltador de longitud realiza durante el vuelo una rotación hacia delante. No obstante, para alcanzar una distancia de caída-centro de gravedad W3 (descrito anteriormente) favorable, se tiende a conseguir un cambio intensivo de la orientación corporal y, sobre todo, del tronco.. Este cambio se obtiene mediante una rotación relativamente rápida de brazos y piernas hacia delante, a pesar de que el momento angular esté orientado hacia delante.

Los momentos angulares parciales orientados hacia delante que se consiguen de esta forma producen un momento angular parcial, del tronco, hacia atrás, siendo el momento global constante. Los movimientos de brazos y piernas no tienen, en consecuencia, un efecto estabilizador, sino que sirven como elementos de desarrollo para la caída y su distancia, que constituye una categoría parcial dentro del rendimiento global del salto.

El análisis cualitativo de la disciplina del salto de longitud permite una diferenciación del rendimiento global en sus partes y da acceso a la deducción de los factores que influyen y a la estructura jerárquica de los mismos.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.34.36 p.m.

Tabla 3. Factores que influyen en el salto en largo y los objetivos de desarrollo.

Una vez confeccionados los perfiles de la disciplina en cuanto a las exigencias, podemos hallar los mismos perfiles para los deportistas. Se deducen directa o indirectamente del perfil de la disciplina. A continuación ponemos mayor énfasis en los requisitos físicos. Los requisitos antropométricos se pueden considerar características no entrenables y sirven sólo a nivel de selección. Un deportista extremadamente bajo ya no alcanzará una velocidad de carrera superior debido a sus zancadas cortas. En el momento del despegue, la altura de su centro de gravedad es, a priori, baja debido a su reducida estatura, por lo que dispone de poca diferencia de altura entre despegue y caída. La influencia de los factores antropométricos es extrema en el caso del salto de altura. El rendimiento en el salto de altura depende de la altura del listón que, por su parte, está en función de la suma entre la altura del paso por el listón H3, la altura de ascensión o del vuelo Hz y la altura inicial H¡, lo cual pone en evidencia la influencia de las condiciones antropométricas para el rendimiento en el salto de altura.

En cuanto a las exigencias de condición física en el salto de longitud se requiere en esencia una máxima velocidad de movimiento cíclico (carrera), un movimiento de máxima velocidad acíclica de los elementos impulsadores en la batida y la capacidad de reacción de la musculatura extensora de la pierna de apoyo. Añadiendo las capacidades de fuerza que después describiremos, resulta para la batida el siguiente perfil de exigencias en cuanto a la condición física:

  • Pierna de apoyo: Desarrollo elevado de las fuerzas reactivas siendo el ciclo extensión contracción muy rápido.
  • Pierna de impulso: Desarrollo elevado de la fuerza explosiva y máxima (sobre todo a nivel de los flexores de la cadera).

En cuanto a la coordinación, se requiere exactitud en la preparación de la batida, en el apoyo del pie, la coordinación de los impulsos parciales de brazos, pierna de impulso y de apoyo durante la batida igual que de los impulsos segmentarios durante la fase de vuelo.

Por lo tanto luego de la comprensión de este valiosísimo ejemplo, podemos resumir, que desde el punto de vista de la biomecánica y del análisis del movimiento se examinan los patrones de movimiento, las fuerzas que los producen, las velocidades y aceleraciones segmentarias y angulares, lo momentos, los desplazamientos angulares articulares, la magnitud de la tensión generada desde el sistema neuromuscular, la velocidad de desarrollo de la fuerza o tensión, el tiempo durante el cual se aplica un cierto nivel o magnitud de fuerza o tensión, los regímenes de trabajo muscular que comprenden las formas en las que el sistema neuromuscular manifiesta el trabajo desarrollado durante las diversas acciones o movimientos (Siff y Verkhoshansky, 2000), identifican los grupos musculares y los patrones de activación y las cadenas cinemáticas del movimiento.

Los patrones de movimiento dependen del desarrollo de un equilibrio apropiado entre la estabilidad de ciertas partes del cuerpo y la movilidad de otras. Esto significa que ciertos músculos son necesarios para producir niveles altos de fuerza estática (estabilizadores), mientras que otros músculos son necesarios para producir niveles altos de fuerzavelocidad dinámica. El análisis biomecánico de los patrones de movimiento nos brinda información clave para interpretar el funcionamiento de la cadena cinemática y del sistema cinemático del movimiento. De esta manera es sumamente importante construir un modelo de descripción y análisis técnico del o los gestos deportivos principales de de la competición. Para ello es conveniente dividir los gestos por fases y describir y analizar el comportamiento desde los planos de la dinámica y la cinemática de cada fase en particular y el rendimiento global del movimiento (Grosser y Neumaier, 1986).

Por otro lado, mediante técnicas de análisis de video y de time-motion, se puede obtener información sobre los eventos que acontecen en los deportes de colaboración oposición o en los deportes de combate. De esta manera es posible cuantificar las acciones motrices, tales como aceleraciones, desaceleraciones, cambios de dirección, velocidades de la carrera y distancias recorridas, frecuencias de las acciones motrices determinantes de alta intensidad, así como su correlato de calidad de ejecución y de eficacia técnica.

Especificidad del Entrenamiento y la Correspondencia Dinámica

Todo el sistema de análisis del deporte nos permite interpretar las necesidades o requerimientos específicos del mismo, para así, de esta manera se pueda organizar planificar y controlar el proceso de entrenamiento con fines específicos de acuerdo a las manifestaciones de la actividad competitiva.

La especificidad del entrenamiento se reconoce cada vez más como un elemento fundamental en la conformación de las respuestas al entrenamiento (Baechle et al, 2000) que engloba dos conceptos clave. El primero es que la naturaleza de una respuesta de entrenamiento es dependiente (por lo tanto, específica) de la naturaleza del estímulo de entrenamiento. El segundo, un corolario de la primera, es que el grado en el que el entrenamiento se parece (es decir, es específico) a las condiciones de competición influye en la transferencia del entrenamiento a la performance en la misma (Gamble P, 2010).

La esencia de la especificidad del entrenamiento es que las respuestas del entrenamiento provocados por un tipo de ejercicio dado se relacionan directamente con los elementos fisiológicos involucrados en hacer frente al estrés del ejercicio específico (Kraemer et al. , 2002). Por lo tanto, hay muy poco impacto sobre los músculos y las vías metabólicas que no son empleados directamente durante el ejercicio en particular (Millet et al., 2002).

El grado de traslado del entrenamiento a la competencia se describe con el término de transferencia del efecto de entrenamiento (Stone et al, 2000). Esto está fuertemente influenciado por los niveles de la especificidad mecánica y bioenergética del entrenamiento en relación a la competencia. Por lo tanto, la probabilidad de la transferencia al plano del rendimiento deportivo se puede ver como dependiente del grado en que el entrenamiento replica las condiciones competición (Stone et al, 2000).

De ello se desprende que la aplicación de la especificidad mecánica y metabólica como la base para el diseño de programas de entrenamiento puede influir positivamente en la transferencia de los efectos de entrenamiento.

El impacto que tiene la especificidad del entrenamiento en los resultados aumenta con el nivel del deportista, esto implica que con los años de entrenamiento, el aumento de la experiencia del deportista influye sobre las respuestas al entrenamiento específico del atleta. Por lo tanto, la especificidad asume una mayor relevancia e importancia a medida que los deportistas jóvenes progresan en sus carreras. Así, pues, la especificidad del entrenamiento se convierte en un factor crítico en términos de preparación física de los atletas que se acercan a niveles de rendimiento de élite (Gable P, 2010).

La base del entrenamiento específico se describe por el acrónimo SAID (por las siglas del inglés de Specific Adaptation to Imposed Demands (Baechle et al, 2000), que significa “Adaptación específica a las demandas impuestas”. Simplemente, cualquier adaptación fisiológica y neuromuscular producida, depende de la forma específica de la sobrecarga proporcionada por el estímulo de entrenamiento (Stone et al, 2000). Por lo tanto la selección de los medios y métodos de la preparación de la fuerza, se debería basar en los elementos específicos de los movimientos del deportista. Estas bases se expresan teóricamente por medio del principio de la correspondencia dinámica, que determina el grado de correspondencia de los medios especiales de preparación de la fuerza con el carácter del trabajo del sistema neuromuscular de cada deporte (Siff y Verkhoshansky, 2000). Este principio hace hincapié en que los medios para el entrenamiento de la fuerza en todos los deportes debe mejorar las capacidades motrices por lo que respecta a factores como:

  • La amplitud y dirección del movimiento;
  • La zona en donde se acentúa la producción de fuerza;
  • La dinámica del esfuerzo;
  • El ritmo y la duración de la producción de fuerza máxima;
  • El régimen de trabajo muscular.

La amplitud y la dirección del movimiento: El criterio de correspondencia respecto a la amplitud y dirección parte de las características espaciales del movimiento, de la activación de los grupos musculares que participan del mismo y de las condiciones externas del trabajo (Verkhoshansky & Siff, 2000). También se refiere al rango de movimiento (ROM) y a los ángulos de las articulaciones de los movimientos y/o ejercicios realizados en el entrenamiento (Stone et al, 2000). Esto es aplicable tanto al entrenamiento dinámico e isométrico, con ganancias de fuerza superiores observadas dentro de la amplitud de movimiento y en los ángulos de las articulaciones que se entrenan. En consecuencia, se deduce que la selección de ejercicios debe reflejar la gama completa de movimientos y ángulos de las articulaciones que aparecen en el deporte o evento deportivo. Se extiende también a elementos estructurales, tales como la postura y posición de las extremidades. En consecuencia, las mayores respuestas de la fuerza son manifestadas durante los movimientos de cadena cinética cerrada luego del entrenamiento de cadena cinética cerrada, mientras que ocurre lo contrario para los ejercicios de cadena cinética abierta (Stone et al, 2000). Del mismo modo, un levantamiento realizado en posición de pie (por ejemplo sentadillas ) tiene mayor transferencia al rendimiento, que un movimiento similar realizado en una posición sentada o en posición supina (por ejemplo, prensa de piernas).

Verkhoshansky (2006), pone de manifiesto la importancia de la correspondencia del trabajo muscular, con un ejemplo bien claro sobre un ejercicio (Figura 11) que se utiliza para el entrenamiento de la fuerza especial en el entrenamiento de velocistas y los saltadores, para desarrollar los músculos flexores de la cadera.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.40.32 p.m.Figura 11. Correspondencia del trabajo muscular, con un ejemplo bien claro sobre un ejercicio que se utiliza para el entrenamiento de la fuerza especial en el entrenamiento de velocistas

Sin embargo, señala Verkhoshansky, …”La amplitud del movimiento del muslo al correr y al saltar es significativamente mayor que la amplitud de este ejercicio, y comienza con la articulación coxofemoral adoptando un ángulo de unos 210° en relación con el tronco. Por lo tanto, la ejecución de este ejercicio estando de pie no modela el mecanismo del movimiento del ejercicio específico del deporte (ej., al saltar o al esprintar)”… Cuando la posición del deportista se modifica (Figura 12), se cumple el criterio de la correspondencia, no sólo por lo que respecta a la amplitud del movimiento, sino también en relación con el movimiento deportivo, ya que la resistencia reproduce la resistencia a la inercia de la masa de la pierna que gira en torno a la articulación coxofemoral durante la ejecución del ejercicio especial.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 5.46.07 p.m.

Figura 12. Cuando la posición del deportista se modifica se cumple el criterio de la correspondencia

…”Así, para cumplir los criterios de correspondencia respecto a la amplitud y dirección del movimiento, es aconsejable seleccionar la posición inicial exacta y la postura que adopta el deportista, así como calcular la dirección de la acción de las fuerzas relacionadas con los vínculos de trabajo del sistema y la carga adicional. También hay que tener en cuenta la línea de acción de la resistencia externa y del movimiento cargado en conjunto”… Por ejemplo, se suele utilizar para la carrera chalecos, mochilas con arena o cinturones con sobrecarga. Sin embargo, los músculos que soportan la carga son aquellos que aguantan el peso del cuerpo. Esto puede incrementar la capacidad para superar la carga vertical y desarrollar la fuerzaresistencia general, si bien no sirve para fortalecer los músculos que impulsan el cuerpo hacia adelante. Para ello los medios como los trineos o paracaídas o medios similares de carreras resistidas, mejoran el impulso horizontal.

La zona en donde se acentúa la producción de fuerza: El esfuerzo muscular se modifica a lo largo de la ejecución de cualquier movimiento y la fuerza máxima se desarrolla en el instante más apropiado de una acción. En los movimientos balísticos este instante corresponde a la parte inicial de la amplitud de trabajo y en los movimientos de los regímenes mixtos de trabajo muscular se produce durante el instante en que se cambia de un régimen a otro (Verkhoshansky, 2006). Así pues, la amplitud de trabajo siempre se concentra en una zona del cuerpo en la que se desarrolla la fuerza dinámica máxima al acercarse a un ángulo articular específico.

Basándonos en esto, el criterio de la correspondencia incluye la necesidad de producir la fuerza requerida en un ángulo articular específico. En el ejemplo anterior hay que señalar que la zona del cuerpo en la que se acentúa la amplitud de trabajo de movimiento de la pierna está cerca del principio, como ya se trató con anterioridad y como se ejemplifica en el gráfico del momento de la flexión de la cadera en el aire. Por consiguiente, los deportistas que corren con cargas o emplean de forma habitual máquinas para desarrollar los músculos flexores de la cadera no sólo no reproducen la amplitud completa del movimiento requerido, sino que también pierden capacidad para entrenar los músculos y generar la fuerza necesaria con el ángulo articular apropiado de la cadera. Esto ejemplifica con claridad la importancia de la posición inicial para ejecutar los ejercicios de fuerza especial que tienen un efecto local sobre el sistema motor. Los ejercicios de fuerza no sólo deben reproducir la amplitud completa del movimiento, sino también la dirección específica de la resistencia impuesta sobre los músculos.

El seguimiento de estos requisitos lleva a veces a adoptar posturas iniciales que son incongruentes y artificiales, sin embargo, esto sólo se produce cuando se ejecuta un ejercicio y no se tienen en cuenta los criterios apropiados. La selección de estos ejercicios debe basarse en el ángulo articular en el que se aplica el momento máximo durante la ejecución del ejercicio especial. Este criterio de correspondencia, se extiende también a elementos estructurales, tales como la postura y posición de las extremidades y a las cadenas cinéticas (Stone et al, 2000). Del mismo modo, un levantamiento realizado en posición de pie (por ejemplo sentadillas) tiene mayor transferencia al rendimiento atlético, que un movimiento similar realizado en una posición sentada o en posición supina (por ejemplo, prensa de piernas). Al mismo tiempo es evidente en la relación entre las medidas de fuerza unilateral (una sola extremidad) y bilateral (ambos miembros trabajando simultáneamente) (Newton y Kraemer, 1994). Los ciclistas exhiben una mayor fuerza en general cuando se comparan la suma de los valores de prensa de una pierna con respecto a la prensa bilateral, un efecto conocido como “déficit bilateral” (Enoka, 1997). Esto refleja el hecho de que los ciclistas trabajar de manera unilateral – alternativamente al ejercer fuerza con cada pierna – durante el entrenamiento y la competencia. Por el contrario, los atletas que entrenan de forma bilateral exhiben una facilitación bilateral (Enoka, 1997). Por ejemplo, se informa de que los valores de prensa de pierna bilateral en remeros son mayores que la suma de sus valores unilaterales (Enoka, 1997 ; Newton y Kraemer, 1994). De ello se desprende que la selección de ejercicios debe mejorar ya sea la fuerza bilateral o unilateral, lo que corresponde a lo que ocurre durante la competición en el deporte o evento deportivo.

La dinámica del esfuerzo: El criterio de la dinámica del esfuerzo expresa y especifica que la intensidad del estímulo del entrenamiento no debe ser inferior al esfuerzo generado en el movimiento del deporte específico. Que característica de la fuerza debería ser considerada para el criterio de correspondencia dinámica: son las magnitudes máximas o las medias?. Sin ninguna duda ello depende de las condiciones externas, se puede presentar la fuerza máxima de dos formas: con cargas pesadas o con cargas ligeras. Es importante considerar primero la duración y el carácter del esfuerzo de los ejercicios especiales de fuerza. El hecho es que la fuerza externa desarrollada en estos dos casos es cualitativamente distinta: en el primer caso, la fuerza máxima se determina con la fuerza absoluta de los músculos en el segundo, con la velocidad de contracción. Dicho de otro modo, la correspondencia entre la magnitud media y máxima de la fuerza se determina únicamente calculando la velocidad de movimiento.

Por ejemplo, Si el ejercicio especial requiere que el deportista supere una resistencia grande con una velocidad relativamente lenta, el objetivo del entrenamiento es sobre todo el desarrollo de la fuerza máxima. Por el contrario, si el deportista trabaja con una resistencia pequeña y ejecuta el movimiento a velocidad máxima, entonces, según el criterio de la correspondencia, debe aplicar un esfuerzo moderado y prestar atención especial a la duración del movimiento (Verkhoshansky, 2006).

Ritmo y producción de la fuerza máxima: este criterio se refiere a la velocidad con que se desarrolla la fuerza máxima y que es particularmente importante en las actividades deportivas que requieren fuerza explosiva. Esto implica analizar la fuerza desarrollada en el entrenamiento teniendo en cuenta su ritmo de producción, que equivale a la medición del tiempo invertido en ejecutar el movimiento. Esto nos dirige nuevamente al concepto de RFD y al concepto de impulso (F.t) (Verkhoshansky, 2006).

Régimen de trabajo muscular: los efectos del entrenamiento de la fuerza son específicos para el tipo de contracción muscular empleado en el ejercicio de entrenamiento (es decir, concéntrico, excéntrico o isométrico). De ello se desprende que los mayores mejoras en la fuerza expresada en condiciones dinámicas se ven con el entrenamiento dinámico. Por el contrario, el entrenamiento isométrico provoca una mayor mejora de la fuerza isométrica (registrada bajo condiciones estáticas) que el entrenamiento de fuerza dinámica (Gamble P., 2010).

Este criterio se refiere al carácter del trabajo muscular en las actividades deportivas, que debería tomarse en cuenta para la selección de los medios y métodos para el entrenamiento de la fuerza especial. Seleccionar un régimen de trabajo muscular es difícil cuando se ve involucrada una acción motriz. Sin embargo, es incluso más difícil hacerlo con deportes generales como el decatlón, la gimnasia deportiva y el pentatlón moderno. Por tanto, el problema de seleccionar un régimen de trabajo muscular involucra dos tareas:

  • seleccionar un régimen para ejecutar una acción motriz específica (p. ej., los elementos clave de un ejercicio);
  • seleccionar el régimen principal que mejor desarrolle las distintas actividades musculares del entrenamiento general.

La experiencia en el entrenamiento de atletas parece indicar que su régimen de entrenamiento fundamental es la velocidad cíclica con tensión dinámica, sobre todo de tipo explosivo. Los regímenes cíclicos y fásicotónicos deben considerarse, con toda probabilidad, como los más importantes para el entrenamiento global, a los cuales es necesario añadir otros regímenes determinados por las capacidades motrices requeridas por el deporte específico. Además de perfeccionar las capacidades motrices en una actividad específica, hay que considerar la importancia de cambiar de una actividad a otra en aquellos ejercicios en los que sea necesario. Así pues, los resultados de un deportista en el salto de longitud están determinados sobre todo por la capacidad para pasar de un régimen cíclico de trabajo muscular cuando corre a un esfuerzo explosivo cuando salta. Por ejemplo, los gimnastas de nivel son capaces de pasar con rapidez de un esfuerzo explosivo y dinámico a una tensión isométrica (Verkhoshansky, 2006).

Referencias Bibliográficas
Aagaard P, Simonsen EB, Andersen JL, Magnusson P, and Dyhre-Poulsen P. (2002). Increased
rate of force development and neural drive of human skeletal muscle following
resistance training. J Appl Physiol 93: 1318–1326.
Augustsson S. (2013). Maximum Strength in Squats Determines Jumping Height in Young
Female Volleyball Players. The Open Sports Science Journal, 6: 41-46.
Baechle T.R., R.W. Earle and D. Wathen (2000) Resistance training, en Essentials of Strength
Training and Conditioning (3er ed), T.R. Baechle y R.W. Earle (eds), Champaign, IL:
Human Kinetics.
Baker, D. (2001). A series of studies on the training of high-intensity muscle power in rugby
league football players. J Strength Cond Res, 15, 198-209.
Baker, D. (2001). Comparison of upper-body strength and power between professional and
college-aged rugby league players. J Strength Cond Res, 15, 30-35.
Baker, D., S. Nance, and M. Moore.(2001). The load that maximizes the average mechanical
power output during jump squats in power-trained athletes. J Strength Cond Res,
15(1):92–97.
Barker M, Wyatt TJ, Johnson RL,Stone MH, O’Bryant HS, Poe C, Kent M. (1993). Performance
factors, physiological assessment, physical characteristic, and football playing ability. J
Strength Cond Res 7: 224–233.
Bompa TO, Haff GG (2009). Periodization: Theory and Methodology of Training. Champaign,
IL: Human Kinetics Publishers.
Boyle M. (2004) Functional trainer fol sports. Human Kinetics. Champaign IL.
Brechue WF, Mayhew JL, Piper FC. (2010). Characteristics of sprint performance in college
football players. J Strength Cond Res 24(5): 1169–1178.
Comfort P, Bullock N, Pearson SJ. (2012). A comparison of maximal squat strength and 5-,
10-, and 20-meter sprint times, in athletes and recreationally trained men. J Strength
Cond Res 26(4): 937–940.
Cormie P, McCaulley GO, McBride JM.(2007) Power versus strength-power jump squat
training: influence on the load-power relationship. Med Sci Sports Exerc, 39 (6): 996-
1003.
Cormie P, McGuigan MR, and Newton RU. (2010). Influence of strength on magnitude and
mechanisms of adaptation to power training. Med Sci Sports Exerc 42:1566–1581.
Cormie P, McGuigan MR, and Newton RU. (2011).Developing maximal neuromuscular power:
part 2-training considerations for improving maximal power production. Sports Med
41:125–146.
Cormie P, McGuigan MR, Newton RU. (2010). Adaptations in athletic performance following
ballistic power vs strength training. Med Sci Sports Exerc 42: 1582–1598.
Cronin I, Mc Nair P, Marshall R. (2000). The role of maximal strength and load on initial power
production. Med Sci Sport Exerc, 32 (10): 1763-1769.
Cronin J, McNair PJ, Marshall RN. (2001) Developing explosive power: a comparison of
technique and training. J Sci Med Sport, 4 (1): 59-70.
Cronin J.B., Hansen K.T. (2005). Strength and power predictors of sports speed. J Strength
Cond Res 19(2):349–357.
Cronin, J.B. and G. Sleivert (2005) Challenges in Understanding the Influence of Maximal
Power Training on Improving Athletic Performance. Sports Med 35(3): 215–234.
Elliott BC, Wilson DJ, Kerr GK. (1989) A biomechanical analysis of the sticking region in the
bench press. Med Sci Sports Exerc, 21: 450-62.
Enoka, R.M. (1997) Neural Adaptations with Chronic Physical Activity. J Biomech 30(5): 447–
455.
Fry AC ; Kraemer WJ. (1991). Physical performance characteristics of american collegiate
football players. J Appl Sport Sci Res, 5, 126-138.
Gamble P. (2010) Strength and conditioning for team sports: Sport-specific physical
preparation for high performance. Routledge, London.
Gonzalez Badillo JJ, Ribas Serna J. (2002) Bases de la programación del entrenamiento de la
fuerza, Barcelona: INDE.
Grosser M, Bruggemann P, Zintl F. (1989) Alto rendimiento deportivo: Planificación y
desarrollo. Martinez Roca, Barcelona.
Grosser M, Neumaier A. (1986). Técnicas de entrenamiento: Teoría y práctica de los deportes.
Martines Roca, Barcelona.
Gutierrez Davila M (1998)Biomecánica deportiva: bases para el análisis. Sintensis, Madrid.
Haff G,Nimphius S (2012). Training principles for power. Strength Cond J; 34 (6): 2-12.
Haff GG, Stone MH, O’Bryant HS, Harman E, Dinan CN, Johnson R, Han KH. (1997). Forcetime
dependent characteristics of dynamic and isometric muscle actions. J Strength
Cond Res 11: 269–272.
Haff GG, Whitley A, and Potteiger JA.(2001) A brief review: explosive exercises and sports
performance. Natl Strength Cond Assoc 23: 13–20.
Hansen KT, Cronin JB, Pickering SL, Douglas L. (2011). Do Force-Time and Power-Time
Measures in a Loaded Jump Squat Differentiate between Speed Performance and
Playing Level in Elite and Elite Junior Rugby Union Players? J Strength Cond Res, 25,
2382-2391.
Hori N, Newton R, Andrews W, Kawamori N, Mcguigan M, Nosaka K. (2008). Does
performance of hang power clean differentiate performance of jumping, sprinting, and
changing of direction?. J Strength Cond Res, 22(2):412–418.
Kale, M, Asxcxi, A, Bayrak, C, and Acxikada, C. (2009) Relationships among jumping
performances and sprint parameters during maximum speed phase in sprinters. J
Strength Cond Res 23(8): 2272–2279.
Kawamori N, Haff G (2004) The optima ltraining load for the development of muscular power.
J Strength Cond Res; 18: 675-684.
Keiner M, Sander A, Wirth KPDP, Caruso O, Immesberger P, and Zawieja M. (2012).
Trainability of Adolescents and Children in the Back and Front Squat. J Strength Cond
Res, DOI:10.1519/JSC.0b013e3182576fbf
Kraemer, W.J., K. Adams, E. Cafarelli, G.A. Dudley, C. Dooly, M.S. Feigenbaum, S.J. Fleck, B.
Franklin, A.C. Fry, J.R. Hoffman, R.U. Newton, J.Potteiger, M.H. Stone, N.A. Ratamess
and T. Triplett-McBride (2002) American College of Sports Medicine Position Stand:
Progression Models in Resistance Training for Healthy Adults. Medicine & Science in
Sports & Exercise; 34(2): 364–380.
Maulder P, Cronin J. (2005). Horizontal and vertical jump assessment: reliability, symmetry,
discriminative and predictive ability. Physical Therapy in Sport, 6: 74–82.
McBride JM, Blow D, Kirby TJ, Haines TL, Dayne AM, Triplett NT. (2009). Relationship
between maximal squat strength and five, ten, and forty yard sprint times. J Strength
Cond Res 23(6): 1633–1636.
McBride JM, Triplett-McBride T, Davie A, Newton RU. (1999). A comparison of strength and
power characteristics between power lifters, Olympic lifters, and sprinters. J Strength
Cond Res; 13 (1): 58-66.
Millet, G.P., R.B. Candau, B. Barbier, T. Busso, J.D. Rouillon and J.C. Chatard (2002) Modelling
the Transfers of Training Effects on Performance in Elite Triathletes. Int J Sports Med
23: 55–63.
Nacleiro Ayllon F (2006) Análisis de la fuerza y la potencia mecánica producida en los
ejercicios con resistencias en diferentes poblaciones de deportistas a lo largo de una
temporada. Tesis Doctoral , Leon, España.
Nesser, T. W., Latin, R. W., Berg, K., & Prentice, E. (1996). Physiological determinants of 40-
meter sprint performance in young male athletes. J Strength Cond Res, 10(4), 263–
267.
Newton H. (2002) Explosive lifting for sports. Human Kinetics. Champaing IL.
Newton R, Kraemer W (1994) Developing explosive muscular power: Implications for a mixed
methods training strategy. Strength Cond J; 16: 20-31.
Newton RU, Kraemer WJ, Hakkinen K (1996). Kinematics, kinetics, and muscle activation
during explosive upper body movements. J Appl Biomech,12: 31-43
Newton, R.U. and W.J. Kraemer (1994) Developing Explosive Muscular Power: Implications for
a Mixed Methods Training Strategy. Strength Cond 16: 20–31.
Newton, R.U., W.J. Kraemer and K. Hakkinen (1999) Effects of Ballistic Training on Preseason
Preparation of Elite Volleyball Players. Med Sci Sports Exerc, 31(2): 323–330.
Nimphius S, McGuigan MR, Newton RU. (2010). Relationship between strength power, speed,
and change of direction performance of female softball players. J Strength Cond Res,
24, 885-895.
Nimphius, S, McGuigan, MR, and Newton, RU. (2010) Relationship between strength, power,
speed and change of direction performance of female softball players. J Strength Cond
Res 24(4): 885–895.
Peterson M.D., Alvar B.A., Rhea M.R. (2006). The contribution of maximal force production to
explosive movement among young collegiate athletes. J Strength Cond Res 20(4): 867–
873.
Peterson MD, Alvar BA, and Rhea MR. (2006). The contribution of maximal force production to
explosive movement among young collegiate athletes. J Strength Cond Res, 20: 867–
873.
Requena B, Gonzalez-Badillo JJ, Saez de Villareal ES, Ereline J, García, I, Gapeyeva, H,
Paasuke M. (2009). Functional performance, maximal strength, and power
characteristics in isometric and dynamic actions lower extremities in soccer players. J
Strength Cond Res 23(5): 1391–1401.
Ruben RM, Molinari MA, Bibbee CA, Childress MA, Harman MS, Reed KP, Haff GG. (2010). The
acute effects of an ascending squat protocol on performance during horizontal
plyometric jumps. J Strength Cond Res 24: 358–369.
Sahin H. (2014) Relationships between acceleration, agility, and jumping ability in female
volleyball players. Eur J Exp Biology, 4(1):303-308.
Siff M, Verkhoshansky I. (2000) Superentrenamiento. Paidotribo, Barcelona.
Sleiver G, Taingahue M. (2004). The relationship between maximal jump-squat power and
sprint acceleration in athletes. Eur J Appl Physiol, 91: 46–52.
Smirniotou A, katsikas C, Paradisis G, Argeitaki P, Zacharogiannis E, Tziortzi S. (2008).
Strength-power parameters as predictors of sprinting performance. J Sports Med Phys
Fitness, 48: 447-454.
Stone, M.H., D. Collins, S. Plisk, G. Haff and M.E. Stone (2000) Training Principles: Evaluation
of modes and methods of resistance training. Strength Cond J 22(3): 65–76.
Stone, M.H., H.S. O’Bryant, L. McCoy, R. Coglianese, M. Lehmkuhl, and B. Schilling (2003).
Power and maximum strength relationships during performance of dynamic and static
weighted jumps. J Strength Cond Res 17(1):140–147.
Stone, MH; Moir, G; Glaister, M; Sanders, R. (2002) How much strength is necessary?. Phys
Therapy in Sports; 3: 88-96.
Verkhoshansky Y. (2006) Special Strength Training: a practical manual for coaches. Ultimate
Athlete Concepts, Michigan.
Vescovi J, Mcguigan M.(2007)Relationships between sprinting, agility, and jump ability in
female athletes. J Sports Sci,26 (1): 97-107.
West, DJ, Owen, NJ, Cunningham, DJ, Cook, CJ, and Kilduff,LP. (2011) Strength and power
predictors of swimming starts in international sprint swimmers. J Strength Cond Res
25(4): 950–955.
Wisløff U, Castagna C, Helgerud J, Jones R, Hoff J (2004). Strong correlation of maximal squat
strength with sprint performance and vertical jump height in elite soccer players. Br J
Sports Med. 38(3): 285–288
Wisløff U, Castagna C, Helgerud J, Jones R, Hoff J. (2004). Strong correlation of maximal
squat strength with sprint performance and vertical jump height in elite soccer players.
Br J Sports Med 38: 285–288.
Young W, James R, Montgomery I. (2002) Is muscle power related to running speed with
changed of direction?. J Sports Med Phys Fitness, 42 (3): 282-288.
Young, W. (1995). A simple method for evaluating the strength qualities of the leg extensor
muscles and jumping abilities. Strength and Conditioning Coach, 2(4), 5–8.
Zamparo P, Minetti AE, and di Prampero PE (2002).Interplay among the changes of muscle
strength, cross-sectional area and maximal explosive power: theory and facts. Eur J
Appl Physiol 88: 193–E202.
Zatsiorsky V y Kraemer W (2006) Science and practice of strength training. Champaign, Il:
Human Kinetics.
Zatsiorsky V. (2003) «Biomechanics of strength and strength training,» en Strength and
power in sport., Oxford, Blackwell Science, p. 439.

One thought on “Análisis de los Requerimientos de Fuerza en el Deporte – Por Pablo Añon”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *