Blog

Entrenamiento Isométrico. Parte 2

Fisiología Del Entrenamiento Isométrico

La respuesta fisiológica aguda a una contracción isométrica es bastante única en comparación con contracciones excéntricas o concéntricas. Es importante señalar y los entrenadores deben comprender que, como siempre, la intensidad (magnitud) y la duración de una isométrica alterarán la respuesta generada. La alteración de cualquiera de estos tres factores conducirá en última instancia a un tipo diferente de estrés sobre el organismo y, por lo tanto, a una respuesta diferente.

El aspecto que hace que la contracción isométrica y las subsiguientes respuestas fisiológicas sean únicas, es el hecho de que una contracción sostenida genera una oclusión muscular local (según la literatura, la cantidad de fuerza necesaria para generar oclusión varía). La contracción sostenida contrae las vías circulatorias circundantes y atrapa la sangre local dentro del músculo contraído localmente. A partir de esta oclusión localizada, tiene lugar una cascada de eventos fisiológicos únicos.

Cuando decimos oclusión, nos referimos tanto a la oclusión arterial como a la venosa, u “oclusión completa”. Dentro del músculo, es posible tener sólo oclusión arterial, pero no venosa, dependiendo de la intensidad de la contracción1.

Presión Arterial

Debido a la oclusión localizada, la circulación se ve naturalmente obstaculizada. Por lo tanto, los órganos sensoriales del cuerpo reconocen tal problema y generan una respuesta al estrés. Por lo tanto, la presión arterial aumentará y se pondrá una mayor exigencia en la respuesta cardíaca a la presión, haciendo posibles adaptaciones a los vasos sanguíneos y al sistema cardíaco. Al igual que con cualquier estrés aplicado, es importante asegurarse de que no se aplique un estrés excesivo al sistema circulatorio. Este nivel de estrés debe basarse en las habilidades de cada individuo y su nivel de entrenamiento previo. Al progresar de forma coherente, se reducirá la probabilidad de rotura de los vasos sanguíneos. El estrés en un nivel adecuado siempre es fundamental para un entrenamiento y adaptación adecuadas2.

Acumulación Metabólica

Debido al hecho de que la sangre está restringida dentro del músculo durante la contracción, el aclaramiento de metabolitos no puede ocurrir en la misma medida. Por lo tanto, incluso con porcentajes bajos de intensidad, se comenzarán a reclutar unidades motoras de alto umbral ya que los cambios locales no permite que se eliminen los metabolitos celulares y se genera una mayor demanda en el sistema glucolítico3.

Como se describe en los principios de tamaño de Henneman, a medida que aumenta la demanda local para mantener un porcentaje específico de fuerza, primero se reclutarán las fibras de umbral bajo, seguidas de las fibras de orden superior. Debido a la falta de aclaramiento de metabolitos, se puede observar un aumento en el reclutamiento de fibras, de acuerdo con el principio de talla de Henman3.

Quimiorreceptores

Dentro del músculo, existen quimiorreceptores locales que envían impulsos nerviosos aferentes. Esencialmente, estos nervios informan de lo que está sucediendo a los centros superiores. Lo que sucede a continuación es bastante interesante. Las terminaciones nerviosas dentro del músculo detectarán que el pH celular disminuye rápidamente en el músculo. Esto se debe, en parte, a la reducción del flujo sanguíneo y, por lo tanto, a la capacidad de eliminar los metabolitos acumulados producidos. Esta disminución del pH, conduce a un aumento de la frecuencia respiratoria como respuesta compensatoria4.

Sin embargo, con esta señal de aumento de la ventilación proveniente de un músculo que completa una contracción isométrica, el aumento de la entrada de oxígeno no resultará en una entrada “fácil” en el músculo específico (oclusión completa). Por tanto, este aumento de la frecuencia respiratoria no mejorará la aclaración de metabolitos. Esto crea una situación única en la que el músculo que soporta la contracción isométrica permanecerá en un estado “ácido”, mientras que el resto del cuerpo (los músculos que no experimentan el estímulo isométrico) pueden entrar en un estado de alcalosis. Este aumento de ph (alcalosis), también conduce a una reducción disfuncional del dióxido de carbono, ya que el cuerpo está ventilando, tratando de eliminar este gas con cada exhalación (recordar que el aumento del ph genera la respuesta de taponamiento en sangre al reaccionar con el bicarbonato generando un aumento en el CO2 circulante). Al aumentar la disociación del oxígeno de la hemoglobina (efecto Bohr), el cuerpo puede experimentar aún más un estado de disminución de O2. Por esta razón, parece que los isométricos sostenidos al máximo serían bastante difíciles de mantener durante un período de tiempo prolongado. Sin embargo, no todos los isométricos conducen a la oclusión completa del músculo, lo que explica por qué se pueden mantener varias intensidades de isométricos durante períodos de tiempo prolongados4,5.

Los quimiorreceptores sistémicos ubicados en todo el sistema circulatorio experimentan un rápido aumento de los metabolitos a medida que se liberan de la contracción muscular isométrica una vez completada. Estos quimiorreceptores sistémicos envían señales nerviosas al cuerpo, solicitando nuevamente un aumento de la ventilación (respiración). Este aumento de la frecuencia respiratoria contrarrestará las “ondas” de metabolitos que se almacenaron y ahora se liberan del músculo. Este aumento de la ventilación puede potencialmente causar que se produzca un nivel secundario de exhalación excesiva de dióxido de carbono. Sin embargo, esto depende completamente de la cantidad de músculos utilizados en una contracción isométrica (simple frente a compleja), así como de la cantidad total de metabolitos producidos4,5.

Respuesta De Las Catecolaminas

La respuesta de las catecolaminas de los ejercicios isométricos es bastante diferente a la de los ejercicios concéntricos y excéntricos. Nuevamente, las razones de tales diferencias probablemente se basan en las propiedades únicas de una contracción isométrica sostenida descritas anteriormente.

Al realizar una contracción isométrica, la respuesta de las catecolaminas es mucho mayor en comparación con los ejercicios isotónicos, incluso cuando se requiere una mayor demanda muscular total. Como se destacó en un estudio de Kozlowski y sus colegas, una contracción isométrica sostenida de una prueba de agarre manual al 30% de la contracción voluntaria máxima produjo casi el doble de respuesta adrenérgica en aproximadamente un tercio del tiempo (5 minutos) en comparación con una bicicleta ergómetro de prueba a 1200 kpm / min durante 15 minutos.6

Por esta razón, las contracciones isométricas sostenidas durante períodos prolongados pueden proporcionar un entrenamiento y un estímulo hormonal únicos en comparación con otras formas de contracción muscular.

Adaptaciones Del Entrenamiento Isométrico

Con la amplia gama de “tipos” de ejercicios isométricos enumerados en la parte 1, no debería sorprender que haya múltiples adaptaciones potenciales al implementar estos métodos de entrenamiento. Estas adaptaciones van desde cambios estructurales hasta cambios metabólicos e incluso cambios neurales. Nuevamente, cada una de estas adaptaciones, junto con la magnitud de cambio generado, están determinadas por el tipo y la intensidad (carga y / o volumen) de los ejercicios implementados7,8.

Adaptaciones Estructurales

El entrenamiento isométrico puede inducir varias adaptaciones estructurales diferentes. Es importante señalar que no todas estas adaptaciones son exclusivas del entrenamiento isométrico. Sin embargo, a pesar de que algunas adaptaciones estructurales similares pueden ocurrir con otras formas de actividad muscular, también hay algunos cambios únicos que se vuelven más pronunciados con la utilización del entrenamiento isométrico.

Area de Sección Cruzada

El entrenamiento isométrico es capaz de inducir cambios en el tamaño del músculo. A medida que aumenta la carga de entrenamiento (intensidad) o el volumen, se requiere que el músculo aumente también su producción de fuerza. Lo que significa que la hipertrofia / aumento del área de la sección cruzada se generá en mayor medida a medida que el músculo reciba un mayor estímulo del entrenamiento.

También es importante comprender que estas adaptaciones serán específicas de la longitud a la que el músculo se contrae. Se ha demostrado que estas adaptaciones hipertróficas pueden ser más pronunciadas cuando la contracción isométrica se completa en un estado de alargamiento muscular, en comparación con un estado más acortado. Por lo tanto, la respuesta adaptativa específica a isométricos puede depender de la cantidad de estiramiento colocado en los sarcómeros. Es muy probable que las posiciones de los músculos acortados y alargados, cuando se entrenan de manera isométrica, puedan inducir diferentes tipos de adaptaciones neurológicas y estructurales8.

Longitud Del Fasciculo

El entrenamiento isométrico tiene la capacidad no solo de inducir respuestas hipertróficas, sino también de inducir cambios en la longitud del fascículo. Se encontró que al realizar un entrenamiento isométrico en posiciones musculares alargadas y acortadas, se incrementó la longitud del fascículo del músculo.

Aunque las mejoras de la fuerza pueden ser específicas de las longitudes musculares en las que se genera la contracción isométrica, la remodelación estructural no parece ser específica a la longitud en la que el tejido muscular se tensiona isométricamente9–11.

Stiffness

Se ha documentado que los isométricos mejoran la rigidez de los tendones. Sin embargo, normalmente hay un aumento mínimo en el tamaño del tendón. Por tanto, estas adaptaciones suelen atribuirse a la realineación arquitectónica dentro de las fibras en el tendón, en contraposición a aumentos en la respuesta hipertrófica. Es esta adaptación, junto con la capacidad del músculo para producir fuerza, la que juega un papel fundamental en la producción de fuerza a través del SSC y su eficiencia12–14.

Se ha demostrado que la adaptación de la rigidez del tendón aumenta con el tiempo que se mantiene la contracción isométrica. por lo tanto, la adaptación específica no solo puede basarse en la tensión o la intensidad aplicada en el tendón, sino también en función del tiempo bajo tensión. Esto podría explicar por qué la carrera de resistencia en atletas de bajo nivel podría ser un estímulo positivo para la adaptación del tendón, ya que la innumerable cantidad de zancadas aumenta la duración total del tiempo en que la unidad músculo-tendinosa experimenta una contracción isométrica. Sin embargo, esto no quiere decir que la intensidad no influya también. Los altos niveles de rigidez en los velocistas en comparación con los corredores de resistencia pueden resaltar las adaptaciones específicas dependientes de la intensidad que se producen con las fuerzas de reacción del suelo elevadas, como los sprints. Por lo tanto, un tendón más rígido sirve para transferir fuerza rápidamente a través del SSC y puede ayudar en una transferencia de energía eficiente y poderosa, una habilidad crítica tanto en carreras de larga distancia como en carreras de velocidad15.

Debe tenerse en cuenta ahora que el sprint, junto con la mayoría de los gestos competitivos, es un aspecto multifacético en lo que respecta al rendimiento. Aunque es importante para la transferencia de fuerzas a través del SSC, la rigidez del tendón no es el único factor involucrado en el sprint y la carrera. Habiendo comprendido esto, un velocista con tendones “menos rígidos” aún puede ser capaz de competir a un alto nivel. Sin embargo, si no son capaces de revertir rápidamente las elevadas fuerzas de reacción, seguirán compitiendo en un estado que no sea el subóptimo para ellos.

Dado que la tensión, la magnitud o la intensidad, así como el tiempo bajo tensión, son factores para aumentar la rigidez del tendón, es probable que cada uno de estos métodos de locomoción produzca adaptaciones específicas. Sin embargo, la sutil diferencia entre estos dos métodos para lograr este cambio en el tendón se puede ver rápidamente cuando se requiere que el corredor de fondo corra a maxima velocidad. A medida que aumenta la magnitud de la fuerza que viaja a través del pie (a medida que el corredor aumenta la velocidad), es posible que el tendón no sea capaz de mantener su “rigidez”. Esto se debe a que la adaptación al entrenamiento realizada por el tendón en el corredor de fondo se debe a la exposición repetitiva, más que a la de gran magnitud. Aunque el tendón puede mostrar una mayor “rigidez” a través de cada uno de estos métodos (tensión y tiempo bajo tensión), es imperativo que los entrenadores sigan comprendiendo que para que el tendón funcione al más alto nivel, debe estar entrenado para manejar la alta tensión, o alto tiempo bajo tensión, según los requisitos del evento competitivo.

Adaptaciones Metabólicas

Los isométricos no solo son beneficiosos para los cambios en la estructura de la unidad músculo-tendinosa, sino que también pueden implementarse para mejorar el funcionamiento metabólico del tejido muscular.

Sobre la base de la comprensión de la respuesta fisiológica a una contracción isométrica, el intercambio rápido de sangre para suministrar oxígeno y eliminar los metabolitos acumulados puede limitarse a medida que aumenta la intensidad de la contracción. Por esta razón, el tejido que está experimentando una intensa contracción isométrica acumulará una mayor cantidad de metabolitos que la de una contracción dinámica. A medida que aumenta la duración de la isométrica, la acumulación de metabolitos solo se exagera más. Por esta razón, el tejido se puede entrenar para que sea más eficiente con el aclaramiento de metabolitos o para volverse cada vez más “tolerante” debido a la implementación de protocolos específicos de entrenamiento isométrico16.

Durante la mayoría de las competiciones, muchas acciones se completan de manera repetida. Aunque acción depende en última instancia del entorno que las rodea, de acuerdo con la teoría de los sistemas dinámicos, estos movimientos, en general, se repetirán de manera similar durante el transcurso de la competencia. A medida que aumenta la necesidad de estos músculos de contraerse repetidamente, su capacidad para resistir la fatiga debido a la “acumulación” de metabólitos se vuelve aún más crítica en el rendimiento. Si un atleta es capaz de “eliminar” y “tolerar” estos subproductos de los movimientos de alta intensidad en mayor medida, este atleta será capaz de mantener tanto la posición corporal adecuada como de sostener su producción de potencia en mayor medida durante la totalidad de su evento competitivo17.

La capacidad de “eliminar” estos subproductos depende en última instancia del flujo sanguíneo al músculo, mientras que el tejido muscular en sí debe entrenarse para soportar estas contracciones repetidas requeridas sin experimentar fatiga o lesiones potenciales. Mediante el uso de isométricos de larga duración a bajas intensidades, la capacidad del tejido muscular para mejorar su fuerza en diferentes longitudes deseadas, mientras continúa permitiendo el flujo de sangre oxigenada al músculo aumenta notablemente. Estos ejercicios de larga duración pueden incluir estados musculares alargados y acortados, según los requisitos de sus atletas y / o su deporte.

Este tipo de contracciones isométricas, “yielding”, de larga duración, son fundamentales para el mantenimiento postural. Si un atleta no puede mantener su postura, su probabilidad de éxito se reducirá drásticamente. Cuando la tensión muscular se mantiene a un nivel lo suficientemente bajo, el flujo sanguíneo no se restringirá aunque el músculo esté en un estado contraído. Esto permite que el músculo mantenga una contracción durante un período prolongado de tiempo. Ambos son factores vitales cuando se entrena para la “eliminación” de los desechos metabólicos y, al mismo tiempo, proporcionan al tejido muscular nuevos niveles de fuerza en la posición entrenada. Sin embargo, el porcentaje exacto de contracción voluntaria máxima por debajo de la cual el músculo necesita permanecer para evitar la oclusión total depende del músculo en sí. Por ejemplo, se ha demostrado que el 30% de la contracción voluntaria máxima en el sóleo y el gastrocnemio era lo suficientemente grande como para inducir la oclusión muscular18.

Esta nivel superior de fuerza recientemente lograda, específicamente en los rangos de movimiento finales, puede ayudar potencialmente en la reducción de las lesiones del músculo-tendinosas, ya que el músculo ahora tiene mayores niveles de fuerza en los rangos de longitud en los que es probable que ocurra la lesión. Básicamente, si el músculo se “da cuenta” de una mayor producción de fuerza isométrica, el atleta será capaz de mantener una posición segura mientras “frena”. Estas adaptaciones se pueden lograr a través de estos isométricos de mayor duración, particularmente en los rangos finales de movimientos, donde es más probable que ocurran lesiones.

Mediante el uso de métodos de entrenamiento de duración e intensidad moderada, también se puede mejorar la capacidad del propio músculo para “tolerar” los desechos metabólicos. Al aumentar la carga y la posición de las articulaciones, un entrenador puede crear una forma de oclusión dentro del músculo.

Mediante el uso de métodos de entrenamiento isométrico de duración e intensidad moderada, también se puede mejorar la capacidad del propio músculo para “tolerar” los desechos metabólicos. Al aumentar la carga y la posición de las articulaciones, se puede crear una forma de oclusión muscular. El músculo no solo es impulsado a un estado “glucolítico” (que tiene su propia serie de adaptaciones beneficiosas cuando se utiliza adecuadamente), el aumento de la carga de entrenamiento utilizada mejorará aún más la fuerza del tejido muscular en las diversas longitudes utilizadas en el entrenamiento. Esto permite un esfuerzo sub máximo, al tiempo que requiere un alto nivel de reclutamiento y adaptación a la longitud muscular prescrita.

Al crear una oclusión, estos metabolitos se acumulan más rápidamente dentro del músculo y el tejido muscular aprende a “tolerar” mayores cantidades de los mismos, que es probable que ocurran en situaciones de alta intensidad. Esta capacidad de “tolerar” se vuelve cada vez más importante al final de un turno largo en el hockey o al final de una carrera de 400 metros.

Una vez más, estas contracciones isométricas “yielding” se pueden completar en una posición muscular alargada o acortada, siempre que la tensión y la posición utilizadas mejoren la acumulación de desechos metabólicos. Cada uno de estos métodos, duración larga, intensidad baja y duración moderada, intensidad moderada, tienen un propósito específico en la prevención tanto de la fatiga como del daño tisular potencial experimentado en el mundo del deporte.

Adaptaciones Neurales

El entrenamiento mediante la utilización de isométricos también tiene la capacidad de cambiar la función y la eficiencia del sistema nervioso dependiendo de los métodos implementados. Estas adaptaciones van desde la producción de potencia hasta la “plasticidad” del cerebro e incluso el aprendizaje de habilidades en posiciones y velocidades específicas.

PAP (potenciación post-activación)

PAP , es una respuesta local y sistémica al entrenamiento de alta intensidad y bajo volumen. Los movimientos isométricos se programan fácilmente para cumplir con estos requisitos y, cuando se implementan correctamente, conducen a un mayor impulso neuronal. Estos protocolos de entrenamiento isométrico también se pueden aplicar para aumentar las capacidades de producción de fuerza en un rango de movimiento específico deseado19.

Plasticidad Neural

Aunque este concepto se demostró recientemente en la literatura y es relativamente nuevo en el mundo del rendimiento deportivo, tiene el potencial de ser extremadamente beneficioso en el proceso de entrenamiento. Mediante la utilización de métodos de entrenamiento isométricos, los entrenadores pueden manipular en cierta medida la “plasticidad” dentro del cerebro. Esta mayor “plasticidad” finalmente mejora la capacidad de un atleta para aprender, utilizar y recordar la habilidad entrenada dentro de esta “ventana de oportunidad”. Esto se debe a la mayor utilización de la corteza motora durante el entrenamiento isométrico extendido dentro del mismo grupo muscular. En pocas palabras, el área de la corteza motora del cerebro específica del músculo utilizado se dispara a una mayor amplitud después del entrenamiento isométrico, generando que el atleta tienga una mayor capacidad para aprender a utilizar el grupo muscular estimulado después de aplicar este método de entrenamiento20.

El tiempo bajo tensión y la tolerancia del atleta se convierten en los dos factores principales en esta adaptación al entrenamiento. Según la investigación, el tiempo objetivo bajo tensión para “preparar” óptimamente la corteza motora parece ser de unos veinte minutos. También se puede aumentar el requerimiento de la corteza motora durante una contracción isométrica agregando un punto focal para el atleta; simplemente pídiendole que se concentren en un solo punto mientras completan el ejercicio isométrico. También se puede utilizar la estimulación muscular eléctrica en el músculo entrenado para aumentar la intensidad aún más. Sin embargo, se debe tener extrema precaución con este método, ya que se observan niveles extremos de dolor después de su implementación.

Analgesia por inhibicion cortical.

Es difícil argumentar que el dolor y el rendimiento no van de la mano. Cuando alguien siente dolor, lo más probable es que no pueda desarrollar todo su potencial. El dolor es inevitable a veces, pero con la isometría parece ser algo controlable. Hay una serie de razones por las que el dolor puede reducir el rendimiento (inhibición, protección, miedo, etc.) y, en su mayor parte, es casi imposible de distinguir la razón exacta por la que influye en el rendimiento (generalmente es multifactorial). Un aspecto interesante en lo que respecta a la isometría es que se ha demostrado que es una herramienta muy útil para tratar y reducir el dolor21.

Las diferentes influencias de los ejercicios isométricos sobre el control del dolor no deben ser pasado por alto. Se encontró que, a diferencia de los ejercicios isotónicos, los ejercicios isométricos provocan una mayor inhibición cortical dentro del cerebro. Esta inhibición cortical se asoció con una reducción del dolor durante 45 minutos. 45 minutos es quizas lo que dura una sesión de entrenamiento!!!!.

Por lo tanto, los isométricos pueden ser una herramienta útil para ayudar no solo a desarrollar las cualidades de los tendones (mencionadas anteriormente), sino también a inhibir parte del dolor en ciertos tejidos. Teóricamente, si los isométricos se aplican correctamente en un entorno de calentamiento, ya sea en el campo o en la sala de pesas, entonces el dolor puede reducirse y, por lo tanto, la inhibición causada por el dolor ya no obstaculiza el rendimiento. Por lo tanto, los isométricos permiten mitigar el dolor durante un período agudo, como una sesión de entrenamiento o un partido. Debido a que posiblemente el dolor se inhibe y no se reduce, podría significar que la causa del dolor todavía existe. Por lo tanto, estas prácticas de inhibición pueden usarse solo cuando sea necesario22.

RFD (tasa de desarrollo de la fuerza)

A través del uso de protocolos de entrenamiento isométricos específicos de alta intensidad, también se puede mejorar la capacidad de producir energía rápidamente de manera coordinada. Sin embargo, es importante comprender que el entrenamiento isométrico, cuando se programa con este objetivo en mente, es simplemente una base sobre la que construir. Como la mayoría de los deportes se completa en una naturaleza dinámica, esta producción de fuerza coordinada solo se maximizará cuando se entrene de esa manera23–25.

Es probable que la mejora de la fuerza isométrica desempeñe un papel importante tanto en la “preactivación” como en la superación de la inercia producida en los movimientos dinámicos. La preactivación es, en última instancia, la capacidad de “precargar” o contraer isométricamente un músculo o grupo de músculos antes de la ejecución de una contracción dinámica. La preactivación puede tener la capacidad de aumentar la rigidez muscular inicial y, por tanto, mejorar la capacidad de los tendones viscoelásticos para estirarse y recobrar su posición, lo que puede mejorar aún más la RFD.

Esta capacidad de preactivar un músculo al nivel de tensión adecuado se vuelve cada vez más importante en el deporte debido a la rápida producción de fuerza necesaria. Debido a los cortos tiempos disponibles, la fuerza máxima rara vez se produce, si es que se produce. Cuando un atleta es capaz de preactivar, o cargar isométricamente, un músculo, este atleta inicia un proceso de “aceleración” de la producción de fuerza. Esto permite la ejecución de la parte dinámica del SSC, de manera eficiente. Al entrenar con métodos isométricos, se puede aumentar la capacidad de un atleta para producir una mayor fuerza de preactivación. En última instancia, significa que son capaces de producir un mayor nivel de fuerza a lo largo del SSC a medida que el atleta realiza movimientos de alta velocidad / fuerza.

El “cue” de “pegale al piso” proporcionada en los sprints es un ejemplo simple de preactivación. Al pre-activar estos músculos, el atleta puede traducir la absorción de fuerza (en contacto con el suelo) en producción de fuerza (lo que los acelera en la dirección deseada) de una manera más rápida y eficiente. Sin embargo, esto solo es posible cuando la fuerza isométrica de la parte inferior de la pierna del atleta (en este ejemplo) es igual o mayor que la fuerza de reacción del suelo. Si esta fuerza no está presente, no será capaz de superar estas fuerzas elevadas y deberá completar una fase excéntrica mas larga. Por lo tanto, reduciendo tanto su velocidad como su reactividad con el suelo.

Es importante señalar nuevamente que, aunque estas posibles adaptaciones se pueden mejorar con el uso del entrenamiento isométrico, solo se logrará el máximo rendimiento cuando también se entrene de manera dinámica. Como cada movimiento realizado en el deporte es de naturaleza dinámica, este aspecto no puede pasarse por alto. Sin embargo, sin el rango de fuerza de movimiento fundamental y específico desarrollado en muchos de estos protocolos isométricos, el entrenamiento dinámico puede no lograr un nivel óptimo, lo que no permite un rendimiento máximo.

Claramente, existen múltiples adaptaciones posibles que los entrenadores pueden “atacar” con la utilización de los principios del entrenamiento isométrico. Es fundamental que todos comprendan los parámetros que deben modificarse para lograr los cambios deseados, como el tiempo bajo tensión, la posición de la articulación, “yielding” vs “overcoming”, etc. Cada uno de estos se puede implementar de la mejor manera posible cuando tanto el resultado ideal , o adaptación fisiológica, junto con los medios para lograr ese resultado se entienden completamente.

  • VITRUVE encoder

    (1 valoración de cliente)

    $420.00

    El LPT más confiable del mundo. Incluye:

    • Encoder Vitruve
    • Correa de velcro
    • Bolsa de neopreno
    • USB micro-B

    Tenga en cuenta que la aplicación Vitruve no es adecuada para dispositivos Android

    3 disponibles (puede reservarse)

    Categoría: Etiquetas: , ,

    VITRUVE encoder

    $420.00
  • ¡Oferta!
    Sale!

    Plan BeLIFT Nutrición + Entrenamiento

    $112.50$585.00

    Limpiar
    SKU: N/D Categorías: ,
    Valorado en 0 de 5

    Plan BeLIFT Nutrición + Entrenamiento

    $112.50$585.00
  • ¡Oferta!
    Sale!

    Plan Performance Nutrición + Entrenamiento

    $82.50$405.00

    Limpiar
    SKU: N/D Categorías: ,
    Valorado en 0 de 5

    Plan Performance Nutrición + Entrenamiento

    $82.50$405.00
  • ¡Oferta!
    Sale!

    Plan Elite Nutrición + Entrenamiento

    $97.50$495.00

    Limpiar
    SKU: N/D Categorías: ,
    Valorado en 0 de 5

    Plan Elite Nutrición + Entrenamiento

    $97.50$495.00

Referencias

1. Oranchuk, D. J., Storey, A. G., Nelson, A. R. & Cronin, J. B. Isometric training and long-term adaptations: Effects of muscle length, intensity, and intent: A systematic review. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports 29, 484–503 (2019).


2. Chrysant, S. G. Current Evidence on the Hemodynamic and Blood Pressure Effects of Isometric Exercise in Normotensive and Hypertensive Persons. The Journal of Clinical Hypertension 12, 721–726 (2010).


3. Thomas, C. et al. Monocarboxylate transporters, blood lactate removal after supramaximal exercise, and fatigue indexes in humans. Journal of Applied Physiology 98, 804–809 (2005).


4. Poole, D. C., Ward, S. A. & Whipp, B. J. Control of blood-gas and acid-base status during isometric exercise in humans. The Journal of Physiology 396, 365–377 (1988).


5. Fisher, J. P. et al. Cardiac and vasomotor components of the carotid baroreflex control of arterial blood pressure during isometric exercise in humans. The Journal of Physiology 572, 869–880 (2006).


6. Kozłowski, S., Brzezinska, Z., Nazar, K., Kowalski, W. & Franczyk, M. Plasma Catecholamines during Sustained Isometric Exercise. Clinical Science 45, 723–731 (1973).


7. Gruber, M., Bruhn, S. & Gollhofer, A. Specific Adaptations of Neuromuscular Control and Knee Joint Stiffness Following Sensorimotor Training. International Journal of Sports Medicine 27, 636–641 (2006).


8. NOORKÕIV, M., NOSAKA, K. & BLAZEVICH, A. J. Neuromuscular Adaptations Associated with Knee Joint Angle-Specific Force Change. Medicine & Science in Sports & Exercise 46, 1525–1537 (2014).


9. Abe, T., Fukashiro, S., Harada, Y. & Kawamoto, K. Relationship Between Sprint Performance and Muscle Fascicle Length in Female Sprinters. Journal of PHYSIOLOGICAL ANTHROPOLOGY and Applied Human Science 20, 141–147 (2001).


10. Kumagai, K. et al. Sprint performance is related to muscle fascicle length in male 100-m sprinters. Journal of Applied Physiology 88, 811–816 (2000).


11. ABE, T., KUMAGAI, K. & BRECHUE, W. F. Fascicle length of leg muscles is greater in sprinters than distance runners. Medicine & Science in Sports & Exercise 32, 1125–1129 (2000).


12. Kubo, K., Kanehisa, H., Ito, M. & Fukunaga, T. Effects of isometric training on the elasticity of human tendon structures in vivo. Journal of Applied Physiology 91, 26–32 (2001).


13. Burgess, K. E., Connick, M. J., Graham-Smith, P. & Pearson, S. J. Plyometric vs. Isometric Training Influences on Tendon Properties and Muscle Output. The Journal of Strength and Conditioning Research 21, 986 (2007).


14. Toumi, H. et al. Fatigue and muscle–tendon stiffness after stretch–shortening cycle and isometric exercise. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism 31, 565–572 (2006).


15. Grosset, J.-F., Piscione, J., Lambertz, D. & Pérot, C. Paired changes in electromechanical delay and musculo-tendinous stiffness after endurance or plyometric training. European Journal of Applied Physiology 105, 131–139 (2008).


16. Juel, C. et al. Effect of high-intensity intermittent training on lactate and H+ release from human skeletal muscle. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism 286, (2004).


17. Evertsen, F., Medbø, J. I. & Bonen, A. Effect of training intensity on muscle lactate transporters and lactate threshold of cross-country skiers. Acta Physiologica Scandinavica 173, 195–205 (2001).


18. Ratkevicius, A., Mizuno, M., Povilonis, E. & Quistorff, B. Energy metabolism of the gastrocnemius and soleus muscles during isometric voluntary and electrically induced contractions in man. The Journal of Physiology 507, 593–602 (1998).


19. Sale, D. Postactivation potentiation: role in performance. British Journal of Sports Medicine 38, 386–387 (2004).


20. Fisher, B. E., Southam, A. C., Kuo, Y.-L., Lee, Y.-Y. & Powers, C. M. Evidence of altered corticomotor excitability following targeted activation of gluteus maximus training in healthy individuals. NeuroReport 27, 415–421 (2016).


21. Rio, E. et al. Exercise to reduce tendon pain: A comparison of isometric and isotonic muscle contractions and effects on pain, cortical inhibition and muscle strength. Journal of Science and Medicine in Sport 16, (2013).


22. Rio, E. et al. Isometric exercise induces analgesia and reduces inhibition in patellar tendinopathy. British Journal of Sports Medicine 49, 1277–1283 (2015).


23. Rate of Force Development vs Isometric Strength of Quadriceps. Case Medical Research (2019).


24. Mijailovich, S. M., Fredberg, J. J. & Butler, J. P. On the theory of muscle contraction: filament extensibility and the development of isometric force and stiffness. Biophysical Journal 71, 1475–1484 (1996).


25. Mebes, C. et al. Isometric rate of force development, maximum voluntary contraction, and balance in women with and without joint hypermobility. Arthritis & Rheumatism 59, 1665–1669 (2008).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *