Blog

¿Cómo Lidiar Con El Perfeccionismo? (Según La Ciencia)

 Quiere el logotipo perfecto, el sitio web perfecto, el programa de entrenamiento perfecto, pero ¿eso realmente importa? ¿O su perfeccionismo está frenando tu negocio?

Lo sé. Quieres hacer las cosas bien.

Tu logo. Tu página web. Tu programa de entrenamiento.

El espacio de tu gimnasio. El espacio de tu gimnasio virtual. ¿Debería mover ese aro de luz hacia la izquierda?

También sabe que la atención al detalle, la preparación y la organización son claves legítimas para dirigir un negocio de entrenador exitoso.

Pero es posible que no se dé cuenta, o lo olvide de manera inconveniente, que cada uno de estos procesos tiene un punto de rendimiento decreciente: más ajustes no darán más frutos.

Y esa preparación puede mutar en rumiación, postergación y obsesión.

El perfeccionismo se define como “la negativa a aceptar cualquier estándar que no sea perfecto”.

Los entrenadores saben esto muy bien, ya sea que esté iniciando un negocio o simplemente lanzando una oferta dentro de ese negocio.

La intención es buena: querer dar lo mejor de ti. El resultado frecuente, desafortunadamente, es una preocupación excesiva, preocuparse por el fracaso y mucho tiempo perdido.

No siempre, por supuesto. Muchos de ustedes sienten que su perfeccionismo es una superpotencia.

Le ayuda a hiperconcentrarse, a persistir ante la fatiga y el fracaso. Te acerca a la perfección, incluso si nunca llegas al destino final.

Tu no estas equivocado. Los psicólogos han estudiado de cerca al perfeccionismo y sabemos que hay diferentes tipos. Algunos tipos de perfeccionismo pueden ser útiles y productivos, apoyando el crecimiento y el bienestar.

Otros tipos de perfeccionismo conducen a dudar de uno mismo, baja autoestima, deterioro del rendimiento e incluso depresión.

Perfeccionismo: pros y contras

La investigación muestra una mezcla de beneficios y desventajas del perfeccionismo, el clásico arma de doble filo, en palabras de Joachim Stoeber, Ph.D., profesor de psicología e investigador de la Universidad de Kent.

Como era de esperar, el perfeccionismo tiende a ser una fortaleza en el atletismo, donde la perseverancia y el compromiso con la perfección pueden llevar al éxito, concluyó un estudio de 2015.

Por otro lado, también se ha encontrado que los perfeccionistas experimentan síntomas de depresión que incluyen baja autoestima, alta autocrítica, culpa e inutilidad.

Los entrenadores pueden extraer lecciones de esta investigación sobre atletas. Los entrenadores suelen pensar y comportarse de la misma manera disciplinada y centrada en los logros que los atletas competitivos.

La investigación revela cómo aprovechar al máximo sus tendencias perfeccionistas mientras minimiza los inconvenientes. Específicamente, los perfeccionistas tienden a usar ciertas estrategias de afrontamiento cuando se enfrentan al fracaso, hallaron Stoeber y otros investigadores.

El lado más luminoso del perfeccionismo

Stoeber y Kathleen Otto, psicóloga de la Universidad Philipps de Marburg en Alemania, utilizaron el término “esfuerzos perfeccionistas” en un estudio de 2006 para describir aspectos saludables del perfeccionismo.

Esta forma positiva de perfeccionismo impulsa al individuo a trabajar duro, desempeñarse bien y esforzarse, y la investigación ha respaldado estos beneficios.

Los atletas que describieron los esfuerzos perfeccionistas tenían altos estándares personales, eran muy organizados y sentían que ambas cualidades eran útiles para lograr el éxito y sentirse orgullosos y realizados, según un estudio de 2016.

¿Por qué “luchar” por la perfección es algo bueno? Porque el individuo está enfocado en el presente, apuntando a un resultado ideal. No se preocupan por los fracasos pasados ​​o el resultado final, solo por la tarea que tienen por delante.

Para los entrenadores, los esfuerzos perfeccionistas podrían incluir un diseño de programa organizado y reflexivo, planificación anticipada de boletines y publicaciones de Instagram para promover su negocio de entrenamiento personal, o simplemente un buen cuidado personal mientras se prepara para un día de sesiones presentes, enfocadas y enérgicas con los clientes.

Todos estos objetivos, o esfuerzos, estarían al servicio de ofrecer un servicio “perfecto”, o ser un entrenador “perfecto”. Todos ellos mejorarán sus posibilidades de realizar su mejor esfuerzo.

El lado oscuro del perfeccionismo

“Preocupaciones perfeccionistas” se refiere a los aspectos negativos del perfeccionismo, escribieron Stoeber y Otto. Estos pueden incluir:

Una intensa necesidad de evitar el fracaso.

Incapacidad para sentirse satisfecho con los logros.

Vivir constantemente en las imperfecciones del pasado.

Este último está relacionado con una variedad de problemas de salud mental, incluida la depresión, según se encontró en un estudio de 2006.

Este enfoque en las malas experiencias hace que sea difícil deshacerse de las experiencias menos que perfectas. Y conduce a un círculo vicioso clásico: el miedo al fracaso en realidad aumenta las posibilidades de cometer un error.

El perfeccionismo negativo está estrechamente relacionado con la baja autoestima y los sentimientos de vergüenza, y conduce a la auto-culpa y menor aceptación, escribieron Stoeber y el coautor Dirk P. Janssen en un estudio de 2011. Esta duda de uno mismo conduce a pensar demasiado y al miedo a decepcionar a los demás, todo lo cual se vuelve debilitante.

Bien, ¿algo de eso, positivo o negativo, te describe? Si es preocupante, no se preocupe, puede trabajar en pensar y comportarse de manera diferente.

Aquí hay algunas formas basadas en la investigación para convertirse en un perfeccionista positivo.

Cómo lidiar con el perfeccionismo como entrenador personal: ocho hábitos positivos

Encuentre el placer en esforzarse por la excelencia, pero acepte las limitaciones.

Cree un check list para usted cada día laboral. Puede ser tan breve como dos minutos, pero reserve un tiempo específico para una sesión de dos partes:

Observe y aprecie al menos una cosa que hizo bien. Podría ser su esfuerzo, enfoque o un resultado específico.

Reconozca una limitación o circunstancia que podría estar en el camino, pero es inevitable, como que un cliente cancele en el último minuto o una baja asistencia debido a una tormenta de nieve.

Utilice un reencuadre positivo, la aceptación y el humor para “medicar” la tendencia a pensar negativamente

Encuentre algo positivo o algo de humor cuando se sienta “caído”.

Si un cliente no entrenó, por ejemplo, podría decirse a sí mismo: “Genial, puedo usar esa hora para una siesta” o “Esto significa más tiempo para ver HGTV”(programa de tv).

Esto es sólo una versión del diálogo interno, una forma de disminuir la intensidad de su preocupación negativa.

Desarrolle una rutina de rendimiento.

Piense como un atleta que se prepara para competir. Cree una rutina de pre-entrenador que prepare su cuerpo y su mente para un desempeño óptimo como entrenador.

La meditación, la visualización, escuchar música motivadora o incluso jugar con su perro pueden prepararlo para interacciones activas y comprometidas con sus clientes.

Distráigase a sí mismo de su diálogo interno.

Es difícil para algunos apagar la autocrítica que alimenta el perfeccionismo negativo. Las investigaciones demuestran que el ruido externo puede ahogarlo.

Cuando se dé cuenta de que se está criticando a sí mismo, tome una acción intencional. Esto puede ser hablar por teléfono con un amigo o con un cliente en la sesión, o poner el mejor podcast de  un entrenador personal o escuchar una lista de reproducción energizante. O pruebe un poco de música binaural: se cree que los ritmos calmantes alivian la ansiedad y pueden ayudar a algunos a desconectar la autocrítica.

Relajarse y ensayar.

Sus valoraciones personales negativas pueden aumentar su respuesta al estrés y generar expectativas poco realistas. Esto puede obstaculizar su desempeño como entrenador.

Por lo tanto, practique una habilidad que provoque una respuesta de relajación, como la respiración profunda o la meditación, o ensaye mentalmente una experiencia o una actuación (como entrenador) que vaya bien.

Esto podría ser tan simple como una respiración rítmica. Inhale a la cuenta de tres, por ejemplo, y exhale a la cuenta de seis.

Otra variación es agregar frases, similar a un mantra. Inhala mientras piensas una frase corta como “Estoy tranquilo” y exhala pensando “Estoy tranquilo, por dentro y por fuera”. La exhalación más larga puede ayudar a producir una respuesta de relajación.

Simplemente está cambiando del pensamiento negativo al positivo, y eso puede ayudarlo a evitar quedarse atascado en el perfeccionismo negativo.

 Pongase objetivos flexibles

Por supuesto, el establecimiento de metas es fundamental para el éxito. Pero si sus metas son demasiado altas o demasiado rígidas, pueden llevarlo al fracaso.

Tómese un momento para preguntarse si un objetivo es ajustable. ¿No puede decidirlo? Pregúntele a un colega lo que piensa.

Cuando incluyes contingencias y planes de respaldo, aumentas las posibilidades de que te sientas capaz y tengas éxito.

Digamos que tu objetivo era 10 nuevos clientes en un mes, pero sólo tienes tres después de dos semanas. Detente, piensa el porqué, y considera ajustar tus expectativas.

Tal vez es primavera, así que nadie quiere estar dentro de un gimnasio. Dígase a sí mismo, “Vamos a ajustar a un objetivo de cinco, y ver si puedo conseguir algunos más”.

Acepte los errores

Las cosas pasan. Ya sabes eso, ahora dítelo a ti mismo.

Eres un entrenador, sabes que la perfección es imposible.

Cuando algo sale mal, recuerde intencionalmente que los errores son parte del proceso. No significan que usted es “malo” o un “fracasado.”

Convierte el error en parte del proceso. Si un cliente abandona, por ejemplo, pida comentarios y vea si puede ajustar sus servicios en consecuencia.

Reconoce que no era lo ideal, pero te dices: “Me he ajustado y puedo seguir adelante, no hay necesidad de golpearme a mí mismo!” Ver cómo funciona eso.

Dite a ti mismo que puedes aprender de los errores para hacerlo mejor la próxima vez.

Balancea tu autocrítica

¿Algunas veces te dices cosas a ti mismo que nunca le dirías a otra persona? Si es así, haz que tu conversación sea más objetiva.

El primer paso es tomar nota cuando un pensamiento negativo aparece, como, “Nunca voy a construir suficiente clientela para tener éxito!” Eso es negativo e inútil.

Tan pronto como te oigas a ti mismo pensando eso, practica pensando, “Eso no es verdad porque …” y luego completa la frase.

Tal vez es, “Eso no es cierto porque estoy construyendo una clientela y mis clientes son felices conmigo!” O, “Sólo he estado construyendo un negocio por un año, y me estoy acercando a mi meta.”

La mayoría de esos consejos son comportamientos proactivos e intencionales. La otra cara de eso son algunas cosas a evitar. Por ejemplo:

3 trampas perfeccionistas que debes evitar

  • No te concentres demasiado en proyectos que son menores y no son un buen uso del tiempo.

Concéntrate en los que mueven las agujas. En lugar de caer en la madriguera de tu sitio web o redes sociales, redirige esa energía a cosas que marcarán la diferencia, como el seguimiento de los potenciales clientes.

  • No caigas en parálisis por análisis.

Obsesionarse con los colores del logotipo, qué software de entrenamiento personal es mejor, o cuánto papel higiénico extra para dejar en los puestos de baño no es productivo. Si las cosas pequeñas se interponen en el camino de pasar el tiempo en las cosas importantes, dese cuenta y pase a lo que realmente importa.

Esta decisión se puede practicar, como cualquier otra cosa. Mantener un horario, y limitar el tiempo dedicado a los detalles a, por ejemplo, una hora por semana.

O si un problema surge inesperadamente, antes de abordarlo, date un límite de tiempo. Incluso puedes configurar un temporizador, y cuando se acabe el tiempo, sigue adelante.

  • No te concentres en acumular certificaciones.

Sí, la educación continua es importante. Pero gastar demasiado tiempo en eso a expensas de entrenar clientes puede agotar tu energía y obstaculizar tus esfuerzos para construir la sustentabilidad.

En resumen, recuerda usar el lado “ligero” del perfeccionismo a tu favor. Mantén esos altos estándares para conservar la motivación y permanecer bien preparado, organizado y confiado.

Aprende de los errores, las experiencias y, bueno, también las “imperfecciones”, ¡y luego déjalas ir y sigue adelante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola. Somos Lift .
¿En que podes ayudarte?