Fisiología

Potenciación Post-Activación: Mecanismos Subyacentes, Aplicaciones y Limitaciones.

El ejercicio puede considerarse como un tipo de estresor que, como cualquier otro, es capaz de ejercer una respuesta biológica (o respuesta al estrés). Una característica común de todos los estresores es que hay una fase aguda, durante la que se producen ajustes homeostáticos; una fase más crónica, durante la cual el estresor puede ser acomodado por las adaptaciones; y, por último, una fase de agotamiento, durante la cual se producen desdaptaciones.

Los científicos que estudian el deporte, han estado obsesionados históricamente con la respuesta crónica a la perturbación homeostática mediada por el ejercicio (también conocido como adaptación) como la hipertrofia. Sin embargo, la contracción muscular es capaz de provocar una gran variedad de respuestas homeostáticas agudas, como la alteración del flujo sanguíneo a los músculos activos; el aumento del ritmo cardíaco; el aumento del ritmo respiratorio; el aumento del consumo de oxígeno; el aumento de la tasa de sudoración; el aumento de la temperatura corporal; la secreción de hormonas del estrés como la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), el cortisol y las catecolaminas; el aumento del flujo glicolítico; y la alteración del reclutamiento de los músculos. Estos cambios son transitorios y vuelven a los niveles de referencia después del ejercicio1.

Propiedades Y Adaptaciones Únicas Del Entrenamiento Excéntrico.

Todos en el mundo de las ciencias del deporte ha oído hablar del trabajo pionero de Archibald V. Hill en 19221 y 19382 sobre las relaciones entre la fuerza muscular, la velocidad y la potencia. Su trabajo no solo derivó en la obtención del premio Nobel de Medicina de 1922, sino que también fue una piedra angular del campo de la fisiología muscular con ramificaciones e implicaciones en múltiples aspectos de las ciencias del deporte.

Durante décadas, los libros de texto clasificaron el uso de los músculos durante el movimiento y la actividad en una de estas categorías, isométrica o isotónica. Ambas formas de contracción muscular encajan perfectamente con la teoría dominante de los mecanismos moleculares de la contracción muscular llamada teoría del filamento deslizante3.

Sin embargo, cuando la magnitud de una fuerza aplicada excede la producida por el músculo, el mismo se alargará a medida que se realiza el trabajo sobre él (a menudo llamado “trabajo negativo”). Este alargamiento mientras se carga la contracción del músculo se conoce como contracción excéntrica y el término fue introducido por primera vez por Asmussen como “excéntrico” que viene de ex-, “desde o lejos” y céntrico, “centro”, por lo que se da a entender que el músculo se “aleja” de su punto medio4.

Abrir chat
Hola. Somos Lift .
¿En que podes ayudarte?